Innovación en Gestión: ¿para qué?

0

Por Berta del Barrio
La palabra innovación nos resulta ya tan familiar que puede parecer que ser una empresa innovadora ya no es causa de diferenciación. Es cuando empezamos a profundizar y a matizar sobre este concepto cuando empezamos a ver las enormes diferencias entre empresas. Como dijo el chef Maximin, innovar es no copiar. Tampoco en la gestión.
El ciclo de vida de los productos hoy en día se ha acortado muchísimo. Estamos ávidos de novedades y las empresas necesitan captar nuestra atención constantemente para vender más y más. Se esfuerzan por acortar los ciclos de desarrollo y lanzamiento de nuevos productos, apostando por la innovación. Y no sólo en los productos o servicios, sino también en los procesos y sistemas de gestión, teniendo como un resultado más eficiencia y constancia en el nivel de calidad que ofrecen a sus clientes.
Sin embargo, este tipo de actividades empiezan a perder su efecto de diferenciación y de impacto en el mercado, por cuanto todos tenemos acceso al conocimiento y recursos necesarias para ponerlas en marcha. Por ejemplo, surge una nueva técnica o tecnología, como la cocina al vacío, comidas de cuarta y quinta gama, sistemas de reservas varios, etc; y con una rapidez sin precedentes en otras épocas, todos tenemos acceso a esa herramienta, conocimiento o aplicación. Otros pueden aprovechar de inmediato e incluso mejorar las ideas que tenemos, porque también tienen acceso a ellas.
En lo que a la restauración se refiere, estamos habituados a que los medios de comunicación hablen constantemente de la creatividad y las propuestas gastronómicas innovadoras. En la actualidad hay unas pocas empresas en la gastronomía que cuentan con departamentos de I+D dedicados a la generación de conocimiento, con recursos, tiempo y medios para investigar y desarrollar una actividad creativa. Copiar e incluso mejorar una receta o un proceso de atención al cliente es relativamente fácil y breve en el tiempo. Ventajas más o menos efímeras.
El verdadero y profundo reto de competitividad es pasar de la innovación en un plano operativo (producto, servicio) a pasar a la innovación en gestión, que es lo que nos proporciona ventajas competitivas sostenibles a largo plazo. Ser diferentes, pensar diferente y actuar diferente. Tener una visión propia y ser capaces de generar constantemente innovaciones, ofreciendo novedades y mejoras al mercado. Desafiar las creencias convencionales de cómo se gestionan las empresas y liderar de forma distinta es la propuesta. Buenos productos, servicios, buenas personas en nuestro equipo son necesarios para la sostenibilidad a futuro. Divergencia y trabajo en equipo. La próxima frontera está en la innovación en gestión.

Share.

Leave A Reply