El vino: Alma Vinos Únicos

0

Por Berta del Barrio

Paco Berciano y Maribé Revilla, la cara visible y el corazón de un proyecto que comenzó en 1988, y que les ha permitido convertir su gran pasión- los vinos para Paco y el champán para Maribé- en su modo de vida.

Paco ¿Desde cuándo te dedicas al mundo del vino? ¿Qué te llevó a ello?

Mi primer contacto profesional con el vino fue en el año 1983. Montamos un restaurante entre varios socios, y yo llevaba la sala y la bodega. Al cabo de cinco años este proyecto llegó a su fin, y Maribé y yo decidimos lanzarnos a abrir una de las primeras tiendas especializadas en vinos del país: la vinoteca El Lagar. Queríamos además hacerlo en Burgos, porque es donde vivimos. Teníamos el pálpito de que podía funcionar, de que había gente que se interesaba por probar vinos nuevos, y queríamos apostar por convertir nuestra pasión en nuestro trabajo, por vivir de lo que nos gustaba. Y sigue siendo nuestra central, aunque hemos recibido ofertas para trasladarnos a otras ciudades. A los dos años de abrir El Lagar dimos el siguiente paso, con nuestro amigo Telmo Rodríguez, y creamos Alma Vinos Únicos.

¿Qué es para ti Alma Vinos Únicos?

Seguir haciendo de nuestra pasión nuestra forma de vida. Los objetivos iniciales eran comercializar los vinos de la Compañía de Vinos Telmo Rodríguez (1) y traer a España vinos extranjeros especiales. Nos gustaban los vinos franceses, y había una oportunidad en el mercado, ya que aquí sólo se vendía algo de Burdeos y Borgoña era un terreno casi virgen para nosotros. Así, empezamos a trabajar con pequeños viticultores y fuimos pioneros en la introducción de grandes marcas de alta calidad. Alma Vinos Únicos nos daba la oportunidad de trabajar con esos pequeños productores que habíamos visitado en sus casas, sus viñedos, y que también ponían toda su pasión en su trabajo. Fuimos unos de los primeros que iniciamos la distribución por botelleo y que empezamos a organizar catas.

¿Qué os diferencia del resto?

Hay otros distribuidores que también tienen cosas muy interesantes. Todo lo que tenemos nosotros son productores muy personales, que son respetuosos con el entorno, que practican el cultivo razonado, de los que nos gustan sus métodos de trabajo. Algunos de ellos producen vinos ecológicos o biodinámicos.

¿Qué opinión te merece la biodinámica?

Tengo una mente racional y prefiero lo científico. Lo cierto es que hay partes de la biodinámica que pueden parecer muy esotéricas, y a mí a veces me desconcierta. Maribé y yo hemos tenido muchas experiencias de cata en las que hemos comprobado que el calendario lunar de cata Clos Dominic se cumple, y hay días que son más favorables que otros para la cata. Y si la luna puede influir en las mareas, ¿qué no puede hacer en el líquido de una botella? Hay una app que se llama Biogarden en la que puedes seguir la influencia del ciclo lunar. Lo que también tengo claro es que el vino tiene que hablar de la tierra en la que se hace. No me gusta

el “tunning” del vino al que nos han llevado las técnicas modernas, y la biodinámica nos recuerda el respeto a la tierra y los ciclos naturales. La aproximación al campo de las personas que practican la biodinámica es mucho más intensa.

Háblanos de vuestra tienda especializada en Madrid, La Tintorería

Nos fue yendo bien en la distribución, y nos fuimos rodeando de un gran equipo, siempre gente apasionada del vino. Entraron a formar parte del proyecto César Ruiz, “Flequi” Berruti y Nacho Jiménez. Es un equipo de lujo: César y Nacho fueron parte del equipo fundador de Lavinia y”Flequi” era el responsable del canal Horeca del mismo proyecto. A este equipo no le podemos pagar con dinero todo lo que nos aportan, así que decidimos crear hace cinco años La Tintorería, en Madrid.

¿Y por qué el nombre de La Tintorería”?

Se llama así porque en el primer local que tuvimos- antes de trasladarnos a la calle Gurtubay- antes hubo una tintorería. Así que decíamos: “vamos a la tintorería a ver cómo van las obras..” y se quedó el nombre. (2)

¿Son diferentes las gamas de vinos que tenéis en los puntos de venta? ¿Cambian los gustos por ciudades?

Cambian los gustos por ciudades. No tiene nada que ver el público de Cataluña con Madrid, o el del norte con el sur. El Lagar es la única tienda especializada exclusivamente en vinos que hay en Burgos, por lo que tenemos una gama más amplia y con referencias también más clásicas. En La Tintorería, ya que en Madrid hay más mercado y más competencia, nos decantamos por una oferta más especializada y moderna.

¿Cómo crees que han evolucionado los gustos de los consumidores de vinos en los últimos años?

El cambio ha sido enorme. Hace 25 años, estando Burgos en el corazón de la Ribera del Duero, se pensaba que el tinto y el blanco era Rioja y el Ribera era rosado, hasta tal punto que cuando pedías un Ribera directamente te servían el rosado. Nosotros empezamos a hacer reportajes sobre los vinos de la zona, cuando ni se conocían ni se vendían. La Denominación de Origen Ribera de Duero se crea en 1982, hace relativamente poco tiempo. A nivel de gusto de los clientes, Ribera y Toro comenzaron a despuntar. Ahora, los amantes del vino van buscando más frescura y acidez, representadas en los pujantes tintos gallegos y, por supuesto, la Borgoña francesa.

vinos_con_alma

¿La “riojitis” se extiende a todo el panorama estatal, o son cosas del pasado?

Sigue habiendo” riojitis” y “riberitis”, es la enfermedad común del consumidor inicial de vino. Rioja tiene las empresas vinícolas más fuertes y activas, por lo tanto es la más competitiva en precios. En época de recesión o crisis, se vuelve a lo seguro. Las grandes bodegas son las que son capaces de ofrecer una calidad estándar con grandes producciones que abaratan los costes de producción y por tanto, los precios finales. Afortunadamente, también quedan productores y hosteleros, que, como “irreductibles galos”, son defensores del vino artesanal.

Las ventas en el extranjero de vino español crecen pero bajan los precios. ¿A qué crees que se puede deber?

Vendemos mucho vino, vendemos mal y vendemos barato. La media del precio de venta del litro de vino español está en 1,41 euros el litro. El vino español tiene un gran problema, porque el consumo baja de forma imparable. No hemos sido capaces de acercar a la juventud al vino. La cerveza se impone de forma masiva. Los rendimientos económicos de la cerveza son enormes, el coste de producción es muy barato frente al vino, y pueden dedicar mucho más presupuesto a la publicidad.

Además, en la publicidad tradicionalmente se ha asociado el vino con el alcoholismo, cuando es más difícil ser alcohólico bebiendo sólo vino que otras bebidas alcohólicas que tienen mayor graduación u otro tipo de consumo más “rápido”.

¿Cómo han ido evolucionando tus preferencias respecto al vino?

Empecé bebiendo lo que estaba de moda, luego pasé a la Ribera del Duero. El primer día que volvimos de Burdeos, lo hicimos absolutamente enamorados de sus vinos. Y después llegó el amor con Borgoña, que no tiene vuelta atrás. Si te gustan los vinos, empieces donde empieces, siempre acabarás en Borgoña.

¿Es cierto que la bebida que va bien con toda ocasión y comida es el champán?

Sería la bebida que me llevaría a una isla desierta. Es perfecta como aperitivo, durante la comida, como final de la noche… Para mí, siempre está presente en cualquier comida con cierta pretensión gastronómica.

Comparte con nosotros alguno de tus libros favoritos sobre el mundo del vino.

No hay mucha bibliografía sobre el vino en español. Destacaría “El Vino” de André Dominé. En francés, “Ode aux Grands Vins de Bourgogne” de Jacky Rigaux y “Les Noveaux Vignerons. Le réveil des Terroirs” de Jacky Rigaux y Christian Bon.

¿Es cierto que en un restaurante, un sumiller te corrigió un dato, diciendo que estabas equivocado, que Paco Berciano decía lo contrario en su libro, y que Paco Berciano no se equivoca?

Efectivamente, y fue a por mi guía para comprobar el dato… pero no he venido a hablar de mi libro…

¿Qué botella querrías probar y que aún no has tenido la oportunidad?

He probado añadas viejas de Rioja, Burdeos o Vega Sicilia. Me encantaría haber podido tomar añadas viejas de Borgoña, que me apasionan. Hay pocas oportunidades porque hay muy pocas en el mercado. También te digo que yo he encontrado en Maribé la botella de mi vida. Y es un vino inacabable, que va cambiando y evolucionando. Antes joven, impetuoso, ahora sereno, relajado… Ella sigue siendo la gran botella de vino, y sería esa botella de vino que me llevaría a la isla desierta… con un poquito de champan, jaja. Además, ella es la que gestiona y es una gran catadora, aunque no le guste hablar en público.

http://www.telmorodriguez.com/

http://www.latintoreriavinoteca.com/latintoreria/

Share.

Leave A Reply